Hoteles en Lisboa

 
  • Decrease font size
  • Default font size
  • Increase font size
Inicio arrow Lisboa arrow Los Azulejos de Lisboa
Los Azulejos de Lisboa Imprimir E-Mail

El Azulejo marca la arquitectura de la ciudad de Lisboa. ¡Ven a conocer el arte del azulejo!

Empiece en el Museo del Azulejo, instalado en los claustros de la iglesia de Madre de Deus. Con su vasta colección de azulejos multicolores, desde la alfombra de patrón, a la reproducción de grabados, de retratos de la vida cotidiana a escenas religiosas, el Museo del Azulejo le da a conocer la evolución del azulejo. No se pierda un mural en azul y blanco, de valor incalculable que representa una vista panorámica de Lisboa antes del terremoto de 1755.

Siga hacia el Barrio Alto: en la iglesia jesuita de São Roque, admire magníficos revestimientos en azulejos de mayólica y de patrón de punta de diamante.

Aproveche después para comer. Le sugerimos la cervecería Trindade, con el interior revestido de azulejos del siglo XIX, obra del apodado "Ferreira das Tabuletas".

Del mismo autor, y próximo a la cervecería, admire la fachada historiada en tonos naranjas de un edificio en la plaza Rafael Bordalo Pino.

En Benfica, el palacio Fronteira y sus jardines poseen bellos azulejos cuyos temas van desde las batallas, con escenas de la guerra de la Restauración a monos que tocan trompetas.

Para visitar los lugares aquí propuestos le sugerimos que se desplace en metro. Es que en Lisboa el interior de las estaciones está revestido de azulejos obra de artistas contemporáneos.

Azulejos en el Metro

Viaje sin destino y salga en todas las estaciones. Contemple las paredes y descubra verdaderas obras de arte en el Metro de Lisboa. Cada viaje puede ser una sorpresa. En Cais do Sodré, el conejo apresurado de Alicia en el País de las Maravillas le indica el camino. La estación Baixa/Chiado, obra del reconocido arquitecto Siza Vieira, está decorada por el pintor Ángelo de Sousa. Una vez en la estación Parque conozca las historias fantásticas de los Descubrimientos con animales imaginarios. Pero si visita el Zoológico, los animales ya le esperan en la estación y en Laranjeiras (Naranjos) le apetecerá comer esta deliciosa fruta.

Para empezar ,elija entre las líneas - verde, amarilla, roja o azul - y combínelas a su antojo. Cualquier recorrido será un viaje por la historia del azulejo en el siglo XX. Luego, elija la estación que prefiera. La idea de decorar el Metro de Lisboa surgió cuando se construyó en los años 50, para suavizar la sensación de estar bajo tierra.

Se optó por revestir las estaciones con azulejos, un soporte decorativo tradicional muy adecuado a este fin. El arquitecto, Keil do Amaral, y la artista plástica, Maria Keil, definieron un modelo para estos espacios públicos, que se convertiría en un ejemplo a seguir.

Una nueva generación de estaciones surgió en los años 90. Para animarlas, arquitectos y artistas plásticos de renombre eligieron temas alusivos a la zona de la ciudad en que se encuentran y sobre la cultura portuguesa, en el más moderno lenguaje artístico.