Hoteles en Lisboa

 
  • Decrease font size
  • Default font size
  • Increase font size
Inicio arrow Turismo arrow Barrio de Belém arrow Monasterio de los Jeronimos
Monasterio de los Jeronimos Imprimir E-Mail

El Monasterio de los Jerónimos de Santa María de Belém, se ubica en el barrio de Belém, Lisboa. Diseñado en estilo manuelino por el arquitecto Diogo de Boitaca, fue encargado por el rey Manuel I de Portugal (1515-1520) para conmemorar el afortunado regreso de la India de Vasco de Gama, su construcción se inició en 1502 y terminó a finales del siglo. Se financió gracias al 5% de los impuestos obtenidos de las especias orientales, a excepción de los de la pimienta, la canela y el clavo, cuyas rentas iban directamente a la Corona.

Este monasterio fue levantado sobre el enclave de la Ermida do Restelo en lo que fue la playa de Restelo, ermita fundada por Enrique el Navegante, y en la cual, Vasco de Gama y sus hombres pasaron la noche en oración antes de partir hacia la India.

El estilo manuelino se caracteriza por la mezcla de motivos arquitectónicos y decorativos del gótico tardío y del renacimiento. Destacan los portales principal y lateral, el interior de la iglesia y el magnífico claustro. Las capillas de la iglesia fueron remodeladas en puro estilo renacentista en la segunda mitad del siglo XVI y contienen las arcas funerarias de Manuel I y su familia, además de otros reyes de Portugal.

En los Jerónimos se hallan también las tumbas (neomanuelinas) del navegador Vasco da Gama y el poeta Luís de Camões. En una capilla del claustro descansan, desde 1985, los restos del escritor Fernando Pessoa.

En un anexo construido en 1850 se ubica el Museo de Arqueología, el Museo de Marina se encuentra en el ala oeste.

En diciembre de 2007 se firmo en este monasterio el Tratado de Lisboa, un acuerdo de la Unión Europea que sustiyute la Constitución Europea y reforma los tratados que estaban vigentes.

Este monasterio, al igual que la cercana Torre de Belém y el Monumento a los Descubrimientos simboliza la Era de las exploraciones portuguesa y se cuenta entre las principales atracciones turísticas de Lisboa.


Los arquitectos

El primer proyecto se encargó al arquitecto de origen francés, el maestro Diogo Boytac (o Boitaca), autor de la iglesia de Jesús de Setúbal en cuya decoración había iniciado el llamado estilo manuelino. Aunque no existe ningún documento que acredite esta autoría la obra se le atribuye, teniendo en cuenta el estilo y la afinidad que el monumento presenta con la iglesia de Jesús de Setúbal. Boytac trabajó en el edificio desde 1502 a 1516. Planificó la obra siguiendo las normas imperantes del momento por toda Europa del gótico tardío. Bajo su dirección se construyó la iglesia, el claustro, la sacristía y el refectorio.

En 1517 le sucedió en las obras Juan de Castillo (en Portugal era conocido como Joao de Castilho), que aportó un nuevo estilo renacentista. Juan de Castillo era de origen español. Se sabe que trabajó en España hasta 1515, fecha en que ya aparece en Lisboa. Con Castillo la obra se enriquece con temas del Renacimiento, mezclados con la ornamentación manuelina anterior. Se cubre la bóveda y se añade el segundo piso del claustro con una rica decoración.

A la muerte del rey Manuel (1520) las obras se paralizaron durante bastantes años hasta que más tarde continuaron con el arquitecto español Diego de Torralva, que reformó en 1544 los lienzos norte y sur del claustro superior. La fecha aparece grabada en la piedra. La diferencia de estilo de este arquitecto con respecto a los anteriores se muestra sobre todo en las claves de las bóvedas y en el gran friso alto, y en la introducción de los medallones vueltos de lado.

El monasterio fue confiado a los jerónimos, que estuvieron en él hasta 1833 en que fueron expulsados por la autoridad civil.


El edificio

Los críticos de arte consideran este monasterio como una joya del estilo manuelino y uno de los monumentos más importantes de Lisboa.

La portada meridional fue diseñada por el arquitecto Juan de Castillo que se inspiró en el estilo gótico aun vigente. Está dividida verticalmente en dos cuerpos. El de abajo consta de un gran arco conopial que cobija dos puertas de acceso. En el tímpano se pueden ver unos bajorrelieves con representaciones de la vida de san Jerónimo y el escudo portugués. El arco está rematado por una escultura de la Virgen de Belém. La parte superior presenta una ventana de arco de medio punto. Ambos cuerpos están limitados por ornamentación gótica, con estatuas bajo doseletes y esbeltos pináculos.

La Portada occidental es un buen ejemplo de transición del gótico al renacimiento. Fue diseñada por Boytac. En esta portada están las esculturas del rey Manuel I y su esposa María.

El interior es muy amplio y luminoso, con una sola nave y una abigarrada decoración manuelina. La bóveda del crucero es grandiosa y cubre una superficie de 29 x 19 metros, sin apoyos centrales y con una compleja red de nervaduras. Fue diseñada por Juan de Castillo en 1527.

La Capilla mayor data de 1527 y fue trazada por el arquitecto Diego Torralva y ejecutada por el maestro Jerónimo Ruao en estilo renacentista. En el retablo destaca sobre todo el sagrario, pieza de orfebrería portuguesa del siglo XVIII de gran calidad. Es también de gran importancia el conjunto pictórico compuesto por unas tablas con el tema de la vida de Jesús. En esta capilla se encuentran apoyadas sobre leones las tumbas del rey Manuel I y su esposa María y de Joao III y Catarina.

La Sacristía fue diseñada por Juan Castillo en estilo manuelino. Su bóveda se apoya en una columna situada en el centro. Guarda una buena colección de pinturas con el tema de la vida de san Jerónimo, de distintos artistas manieristas portugueses.

En otros puntos de la iglesia se encuentran las tumbas de Vasco de Gama, con símbolos náuticos, y la del rey Sebastián que está vacía. Este joven personaje nunca regresó de la batalla de Alcazarquivir en 1578.


El Claustro

Se encuentra situado junto a la nave norte del templo. Intervinieron en su construcción tres arquitectos, y cada uno de ellos aportó un estilo diferente dando sin embargo un resultado final de armonía y uniformidad. Comenzó la obra Boytac, con las cuatro pandas del piso bajo, en estilo manuelino. En 1517 Juan de Castillo terminó las bóvedas y construyó dos pandas del piso superior, en estilo plateresco. El arquitecto Torralva terminó las otras dos alas en estilo clasicista.

Todo el claustro está ampliamente decorado con motivos manuelinos (letra M, esfera armilar, cabos marineros, temas religiosos, hornacinas, medallones, etc.). Desde el piso de arriba se puede acceder al coro alto de la iglesia, que fue construido por Torralva en el siglo XVI. En él se halla una importante sillería también del XVI.

El refectorio es bastante amplio, cubierto por una buena bóveda nervada. Sus paredes están decoradas con la línea de una soga y con azulejos del siglo XVIII. En la sala capitular se encuentra la tumba de Alexandre Herculano (1810-1877), historiador y primer alcalde de Belém.